¿Problemas en Salud, Dinero y Amor?
¿Deseas saber lo que te deparará el destino?
Tengo la respuesta a tus dudas

Cáncer

  • Nacidos entre: 22 de Junio al 22 de Julio
  • Elemento: Agua
  • Estación: Verano
  • Carácter: Muy introvertidos
  • A favor: Increíblemente divertidos y joviales, amables y elocuentes
  • En contra: Muy irritables, rencorosos y algo perezosos
  • Día de la semana: Lunes
  • Color: Blanco, Gris y Violeta
  • Planeta: Luna
  • Signo: Cangrejo
  • Perfumes: Lirio
  • Piedras preciosas y metales: Plata, Perlas
Cáncer

La luna y Cáncer van de la mano siempre. Es el signo que más influencia lunar tiene. Los estados de ánimo de Cáncer van sincronizados con la luna.

Pero si pensamos un poco más allá, nos damos cuenta que la luna no cambia, simplemente nos lo parece a nosotros al observarla. De la misma forma, Cáncer tampoco cambia, sigue siendo la misma persona pese a todos los altibajos. Como la luna sigue su ciclo emotivo, tan sólo hay que saber en qué ciclo se encuentra.

El humor de Cáncer es profundo, porque surge de la observación del comportamiento humano.

Gusta del reconocimiento de los demás, no perseguirá la fama pero tampoco huirá de ella.

El pesimismo estará siempre cerca intentando frustrar su fantasía, si consigue ignorar esos pensamientos pesimistas puede lanzarse al más increíble viaje al firmamento, con su gran imaginación.

Nunca verás a Cáncer fingir sus sentimientos, tiene un gran corazón, frágil y vulnerable. Sus sentimientos pueden ser dañados con gran facilidad. Cuando le hayas herido, puedes pasarte días enteros intentando que reaccione, pero no lo conseguirás. Necesitan la soledad para reponerse de las heridas.

Quizás por su gran corazón, inspira confianza y la gente le confía sus secretos, pero la sensibilidad de Cáncer le permite conocerlos casi sin mediar palabra. Su compasión es profunda y enormemente intuitiva. Pero este conocimiento es de una sola dirección, él intentará obtener la máxima información sobre tí, pero no te dejará conocer sus propios sentimientos. No le gusta hablar de su vida personal, pero le encanta saber de la tuya. Pero es raro que Cáncer adopte la actitud de juez, se limitará a escuchar y a deducir.

Cáncer se aferra siempre a lo que realmente quiere. Jamás renunciará a lo que desea. Eso sí, juega al despiste, nunca irá directamente hacia su objetivo, pero nada más que vea que hay peligro de perderlo se abalanzará sobre su presa y no la soltará por nada del mundo.

El corazón de Cáncer es demasiado blando para que no le conmuevan las necesidades de los demás. Pero no será el primero en levantar la mano, esperará, observará y cuando todas las demás fuerzas fallen puedes estar seguro que Cáncer salvará la situación en el último momento, pero siempre que haya visto que no hay más recursos. Para su mentalidad lo sensato es observar y esperar antes de actuar.

El Cangrejo es casero por naturaleza, su hogar es lo más importante, es sagrado. Su hogar está donde juega, vive, ama, sueña y se siente seguro. Aunque por su trabajo tenga que viajar constantemente por todo el mundo, Cancer no se sentirá totalmente feliz si no tiene un rinconcito en algún lugar que pueda realmente llamar suyo. Cáncer ante todo necesita seguridad, tanto emocional como económica. Por este motivo nunca tiran nada, siempre están acumulando más y más por un posible e imaginario desastre.

La alegría, el optimismo y la risa, tomadas todos los días y en grandes dosis, les mantendrán sanos de cuerpo y alma. Lo que Cáncer se imagina que siente, es lo que realmente siente. Ningún otro signo es tan propenso a enfermar por ideas negativas, pero tampoco ninguno es capaz de tan sorprendentes milagros de autocuración.

Para Cáncer, la comida representa seguridad. No importa lo que coma, pero siempre se sentirá mejor si la despensa está hasta los topes. Para Cancer, desperdiciar comida es un crimen.

Posee un gran instinto maternal. Es un signo muy protector.

Es generoso, pero no despilfarrador, ni manirroto. Cáncer siempre tendrá algunos billetes en reserva para los días malos. Si le dice que está en quiebra, quiere decir que le quedan las últimas decenas de miles, lo cual para él es una situación realmente desesperada. Rara vez se le escapará el dinero de las manos, y nunca le verás arrojar los billetes por la calle por el mero placer de librarse de él. Aunque siempre que sea necesario compartirá de buena gana lo que tiene si ve que te es necesario.